Medallas Especiales – Medalla de Aclamacion Nacional

El Gral. Cipriano Castro accedió a la presidente de la República en 1888 tras el triunfo de la Revolución Liberal Restauradora en contra del gobierno de Ignacio Andrade, ocho años más tarde, y a pesar de haber superado el bloqueo de las potencias extranjeras de comienzos de siglo y derrotado a la Revolución Libertadora en su contra dirigida por Manuel Antonio Matos su poder político era opacado por las ambiciones de Juan Vicente Gómez, vicepresidente en ejercicio, y reconocido como el pacificador de Venezuela luego del fin de la guerra con los caudillos liderados por Matos. Castro, aparte de los problemas nacionales durante su presidencia, padecía de problemas de salud de cierta gravedad lo que facilito las conspiraciones para reemplazarlo por Gómez en el poder, pero enterado el presidente de la conspiración, anuncia su renuncia en 1906 para medir su aprobación popular pero especialmente para probar la lealtad de Gómez frente a la situación.

Gómez demostraría años más tarde su traición, pero para 1906 el plan de Castro pareció dar buenos resultados ya que la noticia de la renuncia desato innumerables muestras de apoyo a Castro y que incluyeron al propio Gómez, hecho que quedo patente el 11 de Junio de 1906 cuando se dieron cita en la ciudad de la Victoria representantes de todas las municipalidades de Venezuela para una asamblea plebiscitaria que le solicitó a Castro retomar sus funciones presidenciales en lo que se recordara en la historia como la “Aclamación”.

Concluida la asamblea y ratificado Castro como presidente, El Consejo Municipal del Distrito Ricaurte acordó crear una Medalla para Castro en conmemoración de la aclamación e invito en el decreto al resto de municipalidades a sumarse a la iniciativa. Para ello de designo a una comisión especial para encargar la medalla, reunir las contribuciones de las otras municipalidades y de organizar el evento para presentársela al presidente, el que se planificó para el 12 de octubre de 1906, fecha del cumpleaños de Castro.

Con los aportes de 132 municipalidades de los 14 estados de la unión más una contribución especial del Territorio Federal Cristóbal Colon, la junta recaudo 30.000 bolívares y procedió a encargarle a los reconocidos joyeros capitalinos Hermanos Gathmann su fabricación.

medalla_aclamacion_trio

Una placa de oro rodeada de brillantes en sus extremos en forma de blasón cuyo campo se encuentra dividido en el medio, y su parte superior dividido a la mitad para formar tres cuarteles, todas sus líneas separadoras en brillantes. En los superiores nomogramas de Cipriano Castro en piedras preciosas y en su cuartel inferior y engastado en brillantes “Aclamación Nacional” separados por 5 brillantes de diferentes tamaños. En la parte superior del blasón dos cornucopias, también engastadas de brillantes entrelazadas a similitud de las armas nacionales y sobre su punto de enlace una estrella de 10 puntas con un diamante de alto quilate en su centro del que prende la cinta de la medalla con los colores nacionales.

En su reverso, duplica el diseño del anverso respecto al blasón abrillantado y las cornucopias pero presenta un solo campo en el que se lee “ El pueblo de Venezuela/Al/ General Cipriano Castro/En la Ciudad de la Victoria” y separado por 5 brillantes al igual que el anverso remata con la fecha “11 de junio de 1906”.

Es una pieza de refinada confección y aunque encargada a joyeros nacionales se desprende de los documentos consultados que fue elaborada en Europa y muy probamente en Pforzheim, Alemania que es donde los Hermanos Gathmann tenían proveedores. La pieza fue efectivamente entregada a Castro el día de su cumpleaños y se mandaron a imprimir 2000 copias de un libro que contienen los decretos de apoyo a la iniciativa de las 132 municipalidades. Castro como es conocido, salió de Venezuela en noviembre de 1908 para ser operado en Berlín de su enfermedad renal, lo que fue aprovechado por Gómez para ocupar la presidencia, exiliando a Castro hasta su muerte en Puerto Rico el 4 de diciembre de 1924 perdiéndose así la medalla, de cuyo paradero no se conoció más…

No se admiten más comentarios